Ir al contenido principal

Entradas

Por qué no soy marxista

No creo en la teoría laboral del valor o "ley del valor".

La teoría laboral del valor de Marx sostiene que únicamente el trabajo humano utilizado en el proceso de producción es fuente de "valor". Es decir, que las mercancías se intercambian según la cantidad de trabajo simple y abstracto "socialmente necesario" incorporado en ellas.

Esto es algo obviamente falso. ¿Por qué no puede una máquina añadir "valor" a una mercancía? Es claro que puede. Las actividades comerciales también añaden "valor" a una mercancía, ya que son "socialmente necesarias". Es este "valor" el que determina el valor de cambio.

Al invertir en un activo se busca obtener más valor del que se invierte en él, y el mismo principio aplica para un empleado, una máquina o un activo financiero. Se invierte en una máquina para que ésta substituya al trabajo humano, por lo que no hay diferencia en principio entre el trabajo de una máquina y el trabajo humano.

Entradas recientes

El Partido Socialista de Gran Bretaña

Después de haber defendido el modelo de economía del regalo de Robin Cox he encontrado que su trasfondo es el del marxismo clásico.

Robin Cox perteneció al Partido Socialista de Gran Bretaña (SPGB, por sus siglas en inglés). Un partido que fue fundado en 1904, por lo que es uno de los partidos más longevos de la historia moderna.

Este partido es uno de los principales promotores de la idea del socialismo como como un sistema de producción descentralizado, sin intercambio comercial y sin dinero. En vez de producir para el intercambio comercial se produciría directamente para satisfacer las necesidades humanas. El ideal de este partido es pues compatible con el del anarco-comunismo.

La mayor objeción que le han hecho los anarquistas es la pretensión de introducir el socialismo por medio del sistema de democracia representativa actualmente vigente, por que existe el peligro de que los representantes del partido tomen y conserven el poder en sus manos, en vez de abolir el poder del Estado.

E…

Las ventajas del monopolio y la planificación centralizada

En la teoría neoclásica se afirma que el monopolio es ineficiente en comparación con la competencia perfecta, pero no por que se utilicen en forma menos racional los recursos, sino por que el monopolista tiene la capacidad de imponer un mayor precio que el que sería el caso si existiera competencia perfecta.

Se asume que el monopolio tiene la misma estructura de costos que la industria de competencia perfecta, pero no hay razón para suponer tal cosa; antes bien al contrario, cabe esperar que los costos del monopolio sean menores, debido a la existencia de economías de escala y economías de alcance. La competencia tiene la desventaja de una duplicación redundante de esfuerzos, además de las desventajas de la descoordinación: es de esperar que un sistema económico coordinado sea más eficiente que un sistema descoordinado.

La teoría económica convencional comete la falacia de composición: se cree que la eficiencia de cada firma produce eficiencia económica a nivel agregado. Pero tal no tie…

Motivación para trabajar en el socialismo

Por Adam Buick

Cuando el socialismo se haya establecido, las condiciones sociales habrán cambiado, y esto se hará más notable en dos aspectos. En primer lugar, los individuos humanos no tendrán más problemas de provisión material. Todos tendrán acceso a las cosas que necesitan para vivir y disfrutar de la vida, como la comida, ropa, vivienda, salud, transporte y entretenimiento. Considerando la constante preocupación que estas cosas provocan hoy a casi todos menos a los muy ricos, y cuánto de nuestro tiempo y energía nos toman, esto representará un gran cambio en las condiciones en que vivimos.

En segundo lugar, con la abolición de la división de la sociedad en dos clases con intereses antagónicos, con una tratando de explotar el trabajo de la otra en la medida de lo posible, y con la otra resistiendo; habrá, por primera vez desde la interrupción del primitivo comunismo tribal en el que los humanos vivieron por decenas de miles de años, una genuina comunidad, con un genuino interés soc…

La democracia de los consumidores

Mises criticaba a los anarco-sindicalistas, aduciendo que "el mercado es una democracia de los consumidores. Los sindicalistas lo quieren transformar en una democracia de los productores."1

¿En qué sentido el mercado es una democracia?

En que los consumidores "votan" con su dinero por sus preferencias en bienes y servicios.

Supongamos que solo existen 3 bienes: A, B y C, y que los consumidores tienen el mismo presupuesto. Con sus decisiones de consumo ellos harían subir el precio de los bienes más requeridos, de manera que si el bien A es preferido a B, y B es preferido a C, el precio del bien A será mayor que el del bien B, y este a su vez mayor que el del bien C.2

Supongamos que la tasa de producción no aumenta en el corto plazo. Se espera que este sistema de precios garantice que los bienes más necesitados serán ahorrados y asignados en forma óptima.

Sin embargo, este resultado implica una posición de equilibrio simultáneo. Si no se da el equilibrio necesario, ento…

Externalidades en productos de baño

Hablando de externalidades, me acordé de un post del desaparecido blog del argentino Daniel K. Gracias a la página del Archive.org es posible recuperar partes de algunos sitios web que ya no existen, o han sido modificados. Este es un ejemplo de empresas que producen productos con efectos tóxicos para la salud, y dada la existencia de información asimétrica, logran salirse con la suya. Este es un caso que requiere de la intervención estatal, pero aun esta no es suficiente: siempre existe el incentivo a burlar las regulaciones, o buscar cambiar las reglas del juego a su favor, aunque perjudiquen a los consumidores. (Ver post original aquí.)


Hace unos días aterrizó en mi escritorio un artículo del prestigioso diario inglés The Independent, titulado "¿Cuán tóxico es tu tocador?", en el cual la autora pone  bajo la lupa a un puñado de artículos comúnes de tocador —del tipo que puede ser encontrados en cualquier hogar— y analiza la potencial toxicidad de estos prodcutos en base a …

Cálculo económico. Respuesta a Victor L. III

Continúo con el debate con Víctor.1

Sobre el asunto de las jerarquías de producción, ya Robin Cox aclaró2 que él se refiere a categorías amplias de bienes, como bienes de alimentación básica, salud, vivienda, etc. No de una jerarquía detallada de miles de bienes, ya que esto sería más una carga que una ayuda en el proceso de decisiones.

En este sentido reconozco que me extravié al "no ver el bosque por los árboles" sugiriendo encuestas para bienes específicos. Hay que balancear los costos en comparación con los beneficios que se pueden obtener de un enfoque más detallado en la planificación de las prioridades sociales.

Pero el que no se pueda en todo caso formular una jerarquía detallada de prioridades altamente consensuada no implica que la economía socialista no se desempeñe en forma aceptable en base a categorías más amplias.

El sistema de precios que propone el ACE tampoco es la solución para establecer esa jerarquía de prioridades. Ya hemos señalado la influencia perversa d…