Busca en este blog:
Búsqueda personalizada

sábado, 21 de marzo de 2009

Por qué no soy marxista

No creo en la teoría laboral del valor o "ley del valor".

La teoría laboral del valor de Marx sostiene que únicamente el trabajo humano utilizado en el proceso de producción es fuente de "valor". Es decir, que las mercancías se intercambian según la cantidad de trabajo simple y abstracto "socialmente necesario" incorporado en ellas.

Esto es algo obviamente falso. ¿Por qué no puede una máquina añadir "valor" a una mercancía? Es claro que puede. Las actividades comerciales también añaden "valor" a una mercancía, ya que son "socialmente necesarias". Es este "valor" el que determina el valor de cambio.

Al invertir en un activo se busca obtener más valor del que se invierte en él, y el mismo principio aplica para un empleado, una máquina o un activo financiero. Se invierte en una máquina para que ésta substituya al trabajo humano, por lo que no hay diferencia en principio entre el trabajo de una máquina y el trabajo humano.

¿Pero... es posible un marxismo sin la teoría laboral del valor?

Ya que Marx hace uso extensivo de tal teoría... ¿Es posible tomar otros elementos del pensamiento de Marx y alegar seguir siendo marxista?

Considero que no, por que la teoría laboral del valor es algo central al análisis de Marx, no es algo periférico. De ésta se vale Marx para mostrar que el sistema capitalista está formado por dos clases antagónicas, en el que la burguesía explota al proletariado.

Aunque es posible formular un concepto de explotación sin recurrir a la "ley del valor". Es claro que el capitalista tiene que obtener una ganancia al contratar un empleado, de lo contrario no lo contrataría. Esta ganancia representaría una forma de explotación que no se daría si los proletarios fueran auto-empleados o hubiera un control democrático sobre las ganancias.

De esta manera sería posible salvar algo del "materialismo histórico" de Marx. El proletariado tiene el interés de sacudirse el yugo de dominación de la burguesía.

El problema es que el proletariado no ha exhibido la "conciencia de clase" esperada por Marx. Han resultado más poderosas la "conciencia" de nación o religión. El proletariado no reconoce que la revolución socialista sea posible, y mucho menos necesaria. A lo más que se aspira es a reformar el sistema capitalista.

Resulta que en la práctica las ideas son tan importantes como la "base material" y económica de la sociedad. Que el proletariado no es una clase homogenea, y que los intereses y motivaciones de los individuos son diferentes dentro de una misma clase social. Que existe el problema de acción colectiva: El socialismo puede ser un bien público para el proletariado, pero eso no implica que haya un incentivo para que cada proletario luche por el socialismo sin que otros lo hagan.

El análisis económico marxista sufre de una gran deficiencia al no tomar en cuenta el lado de la demanda y enfocarse en el "trabajo incorporado" en el proceso de producción a la mercancía. El marxismo no toma en cuenta el aporte del capitalista, su carácter de empresario y organizador de la producción, de ser el agente que detecta y satisface las necesidades de los consumidores. Para Marx, el salario está determinado en forma exógena al proceso productivo, y solo satisface lo necesario para la subsistencia del trabajador.

El desarrollo del capitalismo ha demostrado la falsedad de la concepción marxista del salario como ingreso de subsistencia.

En la práctica política el marxismo ha demostrado tener más elementos en común con la religión que con la ciencia. El fracaso del marxismo no es algo casual. Los textos de Marx son las escrituras sagradas objeto de miles de especulaciones que dan lugar a numerosas sectas marxistas que se excomulgan mutuamente.

No hay nada más fácil que desestimar argumentos con la excusa de que "le hacen el juego a la burguesía", y calificar a todo pensamiento que se considere incorrecto como de "origen burgués". Esta actitud resulta contradictoria, tomando en cuenta la extracción burgesa de los fundadores del marxismo.

Y es que hay que ser aburguesado para realizar la gimnasia mental y la racionalización necesaria para asimilar la ideología marxista, por eso no es de extrañar que en los grupos marxistas abunden las personas de clase acomodada y que éstos tomen las posiciones de liderazgo.

Si se plantea el socialismo como meta, es necesario soltar el lastre del bagaje marxista. El mensaje socialista no debe apelar solamente a los obreros, debe de apelar a todos.

El marxismo, con su pretensión de ser un discurso científico, rechaza la inclusión del discurso ético en la lucha por el socialismo. Pero es imposible hacer a un lado los asuntos éticos, ya que en la práctica las decisiones deben de estar informadas por una base ética. La lucha por un mundo mejor siempre ha sido y siempre será un imperativo ético.


Referencias

Leer más de esta entrada......

miércoles, 25 de febrero de 2009

El Partido Socialista de Gran Bretaña



Después de haber defendido el modelo de economía del regalo de Robin Cox he encontrado que su trasfondo es el del marxismo clásico.

Robin Cox perteneció al Partido Socialista de Gran Bretaña (SPGB, por sus siglas en inglés). Un partido que fue fundado en 1904, por lo que es uno de los partidos más longevos de la historia moderna.

Este partido es uno de los principales promotores de la idea del socialismo como como un sistema de producción descentralizado, sin intercambio comercial y sin dinero. En vez de producir para el intercambio comercial se produciría directamente para satisfacer las necesidades humanas. El ideal de este partido es pues compatible con el del anarco-comunismo.

La mayor objeción que le han hecho los anarquistas es la pretensión de introducir el socialismo por medio del sistema de democracia representativa actualmente vigente, por que existe el peligro de que los representantes del partido tomen y conserven el poder en sus manos, en vez de abolir el poder del Estado.

El SPGB a su vez rechaza a los anarquistas, recriminándoles que no tienen un marco teórico lo suficientemente sólido como el que ellos encuentran en el marxismo. La falta de una sólida teoría económica y política, y la falta de unidad organizativa de los anarquistas son un obstáculo para el triunfo del socialismo.

Sin embargo, el marxismo libertario que defiende el SPGB lo hacen afín al ideal anarquista. El SPGB no cree en la necesidad de un período de transición entre el capitalismo y el comunismo. En este punto se desvían de Marx, pero lo hacen por que consideran que el desarrollo histórico ha hecho innecesaria la implementación de un período transición, aunque éste sí era necesario cuando Marx lo propuso.

El SPGB no es un partido leninista. Ellos no consideran que Lenin haya ampliado las doctrinas de Marx, sino que consideran que más bien las tergiversó en forma perversa. El SPGB fue uno de los primeros críticos de Lenin y sus seguidores, cuando gran parte de los marxistas admiraban el régimen soviético.

Siguiendo a Marx, el SPGB enseña que el socialismo vendrá como consecuencia de la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado. El proletariado se impondrá en esta lucha, se apoderará de la maquinaria del Estado y eliminará el sistema de clases. El proletariado impondrá el socialismo tal como el SPGB lo interpreta, por que estará en su propio interés hacerlo.

El SPGB insiste mucho en la importancia de la lucha de clases. Otro tipo de conflictos, como las guerras entre naciones, la discriminación racial, el sistema patriarcal, la discriminación por "orientación sexual", no son importantes, y solo debilitan la lucha del proletariado. El SPGB no toma partido en las guerras entre países, ya que considera que todos los gobiernos sirven a la burguesía.

Pero sucede que el proletariado actual no comparte la postura del SPGB. Al proletariado le hace falta la "conciencia de clase" necesaria para implementar el socialismo, por lo que acepta las ideologías burguesas en vez de adoptar el marxismo revolucionario del SPGB. La tarea del SPGB es educar al proletariado para que acepten su versión del marxismo. Para ello, el SPGB edita una revista llamada The Socialist Standard, que tiene la ventaja de que utiliza un inglés normal, tratando de evitar en lo posible la complicada jerga marxista. El SPGB tiene además "partidos acompañantes" como el Partido Mundial Socialista de EEUU, y el Partido Mundial Socialista de Canadá, que forman una red llamada "Movimiento Socialista Mundial".

El SPGB no hace alianzas con partidos que no aceptan sus principios básicos; a éstos los considera como sirvientes de la burguesía, y les ha declarado su manifiesta hostilidad.

Esta línea dura del SPGB le ha ganado mucha animadversión, pero tambien le ha ayudado a cohesionar su membresía, en forma similar a como lo haría una secta religiosa que predica que no hay salvación fuera de ella.

En el aspecto religioso, el SPGB no acepta como miembros a personas religiosas, no puede aplicar como miembro nadie que crea en Dios. Esto se debe a que ellos consideran que el teísmo es opuesto al materialismo que enseñó Marx.

El SPGB está organizado democráticamente, no tiene líderes que impongan su voluntad, por eso es necesario que la membresía acepte los principios básicos de su interpretación marxista, por que de lo contrario su propósito original sería desvirtuado, con lo que su rechazo a las personas creyentes se justificaría de esta manera.

Robin Cox, sin embargo, no está de acuerdo con esa política. Aunque él no es religioso, esa discriminación contra las personas religiosas le parece inaceptable. Él considera que la implementación del socialismo es un asunto práctico en el que para nada interviene la creencia en Dios. Esta fue la razón por la que Robin Cox dejó al SPGB y se unió al grupo World in Common.

Sin embargo, aunque Robin Cox ya no es miembro del SPGB, el Partido siempre utiliza las ideas de Cox para demostrar que el cálculo económico es posible en su versión del socialismo.

El SPGB es un partido revolucionario. Se opone en forma vehemente a la idea de que el actual sistema capitalista puede ser reformado en favor del proletariado. La tarea del Partido no debe ser la de buscar reformas del sistema, sino de abolirlo en su totalidad, para crear en su lugar un sistema de libre acceso. El Partido está de acuerdo en que los proletarios busquen presionar por mejores salarios y condiciones de trabajo, pero el Partido como tal no debe de inmiscuirse en asuntos de reformas.

El SPGB no cree que el capitalismo puede ser transformado gradualmente en socialismo.
Tampoco cree que su versión del socialismo pueda ser implantado en un solo país o región. El socialismo será a nivel mundial o no será.

Referencias

World Socialist Movement Página oficial en inglés del Movimiento Socialista Mundial.

The Socialist Party of Great Britain Página oficial del SPGB.

The Socialist Standard Versión online de la revista del SPGB.

World Socialist Forum Movement Un foro Yahoo! en inglés del SPGB.

Foro del Movimiento Socialista Mundial Foro en español dirigido por Marcos Colome, miembro activo del MSM.

Movimiento Socialista Mundial Blog en español de Marcos Colome.

World in Common Página oficial del grupo socialista al que está afiliado Robin Cox.

As soon as the pub closes Artículo que menciona el carácter sectario del SPGB.

Who can we work with? Un artículo de World in Common que discute la posibilidad de trabajar para el socialismo con personas religiosas.
Leer más de esta entrada......

viernes, 3 de octubre de 2008

Las ventajas del monopolio y la planificación centralizada

En la teoría neoclásica se afirma que el monopolio es ineficiente en comparación con la competencia perfecta, pero no por que se utilicen en forma menos racional los recursos, sino por que el monopolista tiene la capacidad de imponer un mayor precio que el que sería el caso si existiera competencia perfecta.

Se asume que el monopolio tiene la misma estructura de costos que la industria de competencia perfecta, pero no hay razón para suponer tal cosa; antes bien al contrario, cabe esperar que los costos del monopolio sean menores, debido a la existencia de economías de escala y economías de alcance. La competencia tiene la desventaja de una duplicación redundante de esfuerzos, además de las desventajas de la descoordinación: es de esperar que un sistema económico coordinado sea más eficiente que un sistema descoordinado.

La teoría económica convencional comete la falacia de composición: se cree que la eficiencia de cada firma produce eficiencia económica a nivel agregado. Pero tal no tiene por que ser el caso. Consideremos el ejemplo de un sistema vehicular: cada automóvil puede ser muy eficiente individualmente considerado, pero en la eficiencia a nivel agregado también influyen variables como el número de vehículos y las condiciones de las vías. Para determinar la eficiencia es necesario analizar el sistema como un todo, y para ofrecer soluciones óptimas es necesario aplicar una planificación centralizada.

El problema de incentivos

Se puede admitir que el monopolio tenga la ventaja de una mayor eficiencia y racionalidad económica, sin embargo, está el problema de que tienen la capacidad de imponer un mayor precio de mercado, y esto debido a que se asume que cada firma tiene el objetivo de maximizar sus ganancias.

Pero si asumimos que las estructuras de costos son iguales, el precio de una industria competitiva es igual al precio de un monopolio, una vez que descartamos el error matemático de suponer que la sumatoria de curvas de demandas horizontales produce una curva de demanda agregada inclinada.1

Aun descartando ese error teórico, es claro que en la práctica las firmas con un mayor poder de mercado pueden cobrar un mayor precio - descontando el efecto de una menor estructura de costos.

Pero el problema del mayor precio de un monopolio puede remediarse por medio de una gestión democrática que responda a los intereses de la comunidad, en vez de los intereses de una firma maximizadora de ganancias. Esto provee de una justificación para la creación de empresas públicas.

A tal justificación se responde argumentando que los funcionarios públicos no tienen los incentivos para hacer funcionar con eficiencia estas empresas, ya que no comparten de las ganancias, sino que se les paga un sueldo.

Cabe considerar que el manejo estatal no tiene por que corresponder al manejo comunitario. El Estado no siempre actúa en favor de los intereses sociales, y es frecuentemente secuestrado por grupos que defienden intereses particulares.

El asunto de favorecer o no un monopolio estatal, o una industria regulada por el Estado, debe decidirse por medio de consideraciones pragmáticas, ya que la teoría económica no es concluyente en este tema.

El problema de la información

Fuera de la teoría económica convencional, la crítica austríaca de la planificación centralizada nos sugiere que los monopolios tienen problemas para manejar la información que no tiene un sistema más competitivo, especialmente la información dispersa y específica que no puede ser codificada y transmitida fácilmente: la información específica y no-científica que está en posesión de individuos particulares.

Pero este es un problema del que puede acusarse a un sistema competitivo: en un sistema competitivo hay información que se pierde y que el sistema de precios no puede transmitir, también está el problema de la descoordinación y de la duplicación de esfuerzos.

El problema de la mayor necesidad de procesamiento de la información se soluciona distribuyendo la carga del procesamiento de esa información y de la toma de decisiones. Se organiza la firma en diferentes unidades y niveles de organización, ya sea por funciones o localización geográfica. Los niveles superiores de administración no tienen por que conocer el proceso de producción en todos sus detalles, basta que se tomen decisiones de tipo general y dejar que los niveles inferiores se encarguen de implementar los detalles.

Aun así, problemas de manejo de información pueden darse cuando hay un conflicto de intereses entre personas y grupos de la firma, lo que promovería un ocultamiento sistemático de la información. Pero este problema solo surge debido a la existencia de una estructura jerárquica, con una estructura democrática que logre conciliar los diferentes intereses este problema desaparece.

Aun con problemas de conflictos de intereses, el monopolio puede ser más eficiente que una industria competitiva, en razón de sus menores costos, por lo que puede permitirse un mayor nivel de mala gestión.

Cabe preguntarse por los costos de mantener una estructura democrática. Si hay intereses contrapuestos de difícil conciliación será difícil mantener la democracia. Si no hay intereses encontrados y todos trabajan en forma cooperativa, aun así será necesario enfrentarse a los costos que resultan de sostener decisiones conjuntas, pero estos costos se verán compensados por los beneficios que da la unión y la cooperación.

Corolario

La existencia de las ventajas de costos en los monopolios explica la existencia de la concentración del capital financiero que se observa en la actualidad, con sus poderosas transnacionales. El ideal de un mercado de competencia atomística es sepultado por la acción del mismo mercado. Como decía Proudhon: "la competencia mata a la competencia".2

Aplicación al socialismo

El socialismo de libre acceso disolvería los grupos económicos con intereses contrapuestos, maximizando la cooperación y la eficiencia. Ya no tendría sentido hablar de monopolios, ya que la producción se haría con fines de uso directo, y no para el intercambio.


-------------

[1] Ver post El Mito del Monopolio Ineficiente.

[2] Citado en el Anarchist FAQ
Leer más de esta entrada......

lunes, 29 de septiembre de 2008

Motivación para trabajar en el socialismo

Por Adam Buick

Cuando el socialismo se haya establecido, las condiciones sociales habrán cambiado, y esto se hará más notable en dos aspectos. En primer lugar, los individuos humanos no tendrán más problemas de provisión material. Todos tendrán acceso a las cosas que necesitan para vivir y disfrutar de la vida, como la comida, ropa, vivienda, salud, transporte y entretenimiento. Considerando la constante preocupación que estas cosas provocan hoy a casi todos menos a los muy ricos, y cuánto de nuestro tiempo y energía nos toman, esto representará un gran cambio en las condiciones en que vivimos.

En segundo lugar, con la abolición de la división de la sociedad en dos clases con intereses antagónicos, con una tratando de explotar el trabajo de la otra en la medida de lo posible, y con la otra resistiendo; habrá, por primera vez desde la interrupción del primitivo comunismo tribal en el que los humanos vivieron por decenas de miles de años, una genuina comunidad, con un genuino interés social común. Esto también representará un gran cambio de condiciones sociales comparado con la situación actual.

Los humanos no son "perezosos por naturaleza", antes bien al contrario, necesitamos ejercitar nuestras energías físicas y mentales; pero, naturalmente, queremos hacerlo en forma creativa, agradable, o por lo menos significativa. A lo que la gente objeta es al trabajo que es aburrido, agotador, y sin sentido, pero este es el único tipo de trabajo que el capitalismo ofrece a la mayoría de las personas, a cambio de vender sus energías físicas y mentales a un empleador por un sueldo o salario. Es tal trabajo para un empleador al que la gente busca evitar, y que da lugar al argumento de que "los humanos son perezosos por naturaleza". Pero incluso en el capitalismo, si las personas piensan que el trabajo es creativo o útil, ellos lo realizarán, incluso sin requerir pago, como dan testimonio de ello el tiempo y la energía que muchas personas dedican al trabajo voluntario, o a sus hobbies y pasatiempos. En una sociedad socialista, liberada de la explotación y de la necesidad de trabajar por un salario, es claro que el trabajo todavía tendrá que ser ejecutado para producir los bienes y servicios a los que la gente tendrá libre acceso, pero esto será cuestión de organización, de coordinar el trabajo que necesita ser hecho con las personas dispuestas a hacerlo, en las muy diferentes condiciones de trabajo que entonces prevalecerán.

La venida del socialismo no requerirá de grandes cambios en la manera en que nos comportamos, solo esencialmente la acentuación de algunos comportamientos que la gente exhibe hoy (amistosos, serviciales y cooperativos) a costa de otros que el capitalismo fomenta. El capitalismo tiene una cultura que todo lo permea de violencia, competitividad y ansias de adquirir, y la gente está bajo la presión de adaptar su comportamiento a éste. En el socialismo esta cultura desaparecerá, y el comportamiento de la gente ya no estará moldeado por ésta.

Por supuesto, algunas veces las personas se sentirán frustradas y molestas, y esto ocasionalmente encontrará expresión en un acto de agresión, pero esto será el acto aislado de un individuo. Los actos sociales de violencia, como la guerra, el entrenamiento para la guerra, el terrorismo, el crimen violento, el vandalismo, y cosas por el estilo, desaparecerán, ya que las condiciones sociales que los generaron y sustentaron habrán desaparecido.

Tampoco el socialismo requiere que todos nos convirtamos de repente en altruistas, poniendo el interés de otros por sobre el nuestro. De hecho, el socialismo no requiere que las personas sean más altruistas de lo que lo son hoy (un comportamiento que es mayor que el que los deterministas biológicos quieren admitir, y que les presenta el insoluble problema teórico de cómo un gen para tal comportamiento - en el cual se han obligado a sí mismos a creer - pueda haber evolucionado). Siempre estaremos interesados primariamente en nosotros mismos, en satisfacer nuestras necesidades, nuestra necesidad de ser bien considerados por otros, así como nuestras necesidades materiales y sexuales. Sin duda desearemos también "poseer" nuestro cepillo de dientes, nuestra ropa y otros artículos de uso personal, y sentirnos seguros en nuestra ocupación física o en la casa o apartamento en el que vivamos, pero solo será eso: nuestra casa, y no un activo financiero.

Tal comportamiento "egoísta" todavía existirá en el socialismo, pero el ansia de adquirir alentada por el capitalismo ya no existirá más. Bajo el capitalismo debemos buscar acumular dinero, ya que entre más dinero tengamos mejor podremos satisfacer nuestras necesidades materiales, y como un seguro por si algo sale mal (como perder un empleo) o como algo para dar a los hijos o a los nietos. Las personas están por lo tanto obligadas por sus circunstancias materiales a buscar conseguir dinero, ya sea por medios legítimos o ilegítimos, y de ser necesario, cuando la situación así lo requiera, a expensas de otros. Por esta razón el capitalismo se ha ganado el nombre de "sociedad adquisitiva".

El socialismo no será una "sociedad adquisitiva", y no necesitará serlo, ya que todos serán capaces de satisfacer sus requirimientos materiales por derecho, y sin necesidad de pagar con dinero. De hecho, debido a que los recursos productivos y el producto social serán de propiedad común, no habrá necesidad de dinero; solo productos - bienes y servicios útiles - listos para ser distribuidos para que la gente los use y los tome. Y como la gente podrá estar siempre segura de que las tiendas estarán siempre aprovisionadas con las cosas que necesitan, no habrá incentivos para arrebatar y atesorar con avaricia; ese sería un comportamiento irracional y sin sentido en las nuevas condiciones sociales.


Adam Buick es un miembro activo del Partido Socialista de Gran Bretaña, un partido de orientación marxista que propugna la visión de una sociedad socialista con trabajo voluntario y libre acceso a los bienes producidos. (Ver post original en el foro de WSM (World Socialist Movement)


Escritos relacionados:

Leer más de esta entrada......

lunes, 22 de septiembre de 2008

La democracia de los consumidores

Mises criticaba a los anarco-sindicalistas, aduciendo que "el mercado es una democracia de los consumidores. Los sindicalistas lo quieren transformar en una democracia de los productores."1

¿En qué sentido el mercado es una democracia?

En que los consumidores "votan" con su dinero por sus preferencias en bienes y servicios.

Supongamos que solo existen 3 bienes: A, B y C, y que los consumidores tienen el mismo presupuesto. Con sus decisiones de consumo ellos harían subir el precio de los bienes más requeridos, de manera que si el bien A es preferido a B, y B es preferido a C, el precio del bien A será mayor que el del bien B, y este a su vez mayor que el del bien C.2

Supongamos que la tasa de producción no aumenta en el corto plazo. Se espera que este sistema de precios garantice que los bienes más necesitados serán ahorrados y asignados en forma óptima.

Sin embargo, este resultado implica una posición de equilibrio simultáneo. Si no se da el equilibrio necesario, entonces los precios no nos indicarán las preferencias sociales relativas, por lo que el resultado no será pareto-óptimo.

También surge el problema de que al variar los precios para ajustarse al equilibrio, también cambian los ingresos. Esto indica que hay personas que tendrán más "votos" que otras, por lo que los precios tendrán un sesgo hacia las preferencias de los grupos con mayores ingresos. Esto implica un mayor consumo de bienes suntuarios de lo que sería el caso si los presupuestos se mantuvieran iguales.

Es cierto que en un principio, las personas que tienen más ingresos en este modelo se lo deben a la mayor preferencia social por los bienes que ofrecen en el mercado, pero a partir de la primera "votación" los precios se desvían del equilibrio óptimo, y nunca lo vuelven a alcanzar.

Pero aun ignorando los problemas de desequilibrio y de diferencias de ingreso, está la crítica del teorema de Arrow, que indica que no hay garantía de que un proceso de votación produzca resultados racionales a nivel colectivo. Las preferencias sociales pueden ser no-transitivas, de manera que la votación puede indicar que se prefiere A a B, y B a C, pero que sin embargo se prefiere C a A. Estos problemas pueden superarse con una democracia deliberativa y utilizando un nivel apropiado de agregación.

Adicionalmente, está el problema de que los precios solo indicarían una jerarquía de preferencias a lo largo de una escala ordinal, ya que las personas le dan diferentes valores a cada unidad monetaria en términos de costos de oportunidad de otros bienes, por lo que las operaciones aritméticas con precios no producen resultados socialmente significativos. Y sin embargo, es necesario hacer operaciones aritméticas con los precios para obtener el "ingreso neto", para así determinar si una inversión es rentable o no. Pero no hay garantía de que una inversión rentable para el empresario sea la mejor opción social.3


-----------

[1] Citado en el Anarchist FAQ

[2] Aquí supongo que los bienes tienen una demanda superior a la oferta de mercado, y que los bienes son escasos, de manera que no se puede aumentar la producción para satisfacer toda la demanda, por lo que es necesario recurrir a un "racionamiento por precios".

[3] Se observará que el sistema de "votación por dinero" tiene problemas para dar cuenta de los costos de oportunidad sociales. Leer más de esta entrada......

martes, 16 de septiembre de 2008

Externalidades en productos de baño



Hablando de externalidades, me acordé de un post del desaparecido blog del argentino Daniel K. Gracias a la página del Archive.org es posible recuperar partes de algunos sitios web que ya no existen, o han sido modificados. Este es un ejemplo de empresas que producen productos con efectos tóxicos para la salud, y dada la existencia de información asimétrica, logran salirse con la suya. Este es un caso que requiere de la intervención estatal, pero aun esta no es suficiente: siempre existe el incentivo a burlar las regulaciones, o buscar cambiar las reglas del juego a su favor, aunque perjudiquen a los consumidores. (Ver post original aquí.)


Hace unos días aterrizó en mi escritorio un artículo del prestigioso diario inglés The Independent, titulado "¿Cuán tóxico es tu tocador?", en el cual la autora pone  bajo la lupa a un puñado de artículos comúnes de tocador —del tipo que puede ser encontrados en cualquier hogar— y analiza la potencial toxicidad de estos prodcutos en base a sus fórmulas e ingredientes. Es espeluznante.

Yo escogí 6 de estos análisis y los traduje a continuación para que ustedes puedan juzgar por si mismos. Noten la disparidad brutal —talvez criminal— que existe entre lo que promete el slogan del producto y el riesgo real que posan sus ingredientes sobre nuestra salud. Aquí va:

(Aclaración: algunos químicos mencionados en el artículo NO estan traducidos al español— nunca estudié chino básico).

Eternity by Calvin Klein
Slogan: "Lo que el mundo necesita ahora es amor"
Cuidado: Los perfumes están hechos con los mismos solventes neurotoxicos que se encuentran en pegamentos y adhesivos y químicos volátiles comunes en garajes y fábricas, aunque en cantidades mucho mas pequeñas. "Eternity" contiene nada menos que 41 ingredientes, 80% de los cuales nunca fueron testeados en seres humanos por seguridad. El resto son conocidas neurotoxinas, alergénicos, irritantes y/o disruptores hormonales. ¿Todavía pensás que este perfume es sexy?

Colgate Total
Slogan: "Protección completa por 12 horas"
Cuidado: Las pastas dentífricas convencionales suelen contener detergentes irritantes como Lauril Sulfato de Sodio, que pueden causar irritación de las encías y ulceras bucales (llagas), y abrasivos como sílice hidratado, que pueden erosionar el esmalte dental. "Colgate Total" contiene una sustancia tipo pegamento, copolímero PVM/MA, que adhiere los ingredientes activos al diente. También sacarina, un reconocido cancerigeno en animales. El colorante CI 42090 (proscrito en Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Noruega, Suiza, y Suecia) causa cáncer en animales. "Colgate Total" contiene Triclosan, un agente anti bacteria que bajo ciertas circunstancias puede mezclarse con el cloro del agua corriente y producir gas cloroformo, el cual es fácilmente absorbido por la piel o inhalado y puede producir depresión, problemas hepáticos y cáncer.

Gillette Mach 3 Espuma de afeitar.
Slogan: "La afeitada más al ras"
Cuidado: Ayudados por una campaña publicitara global con David Beckham, los productos Gillette supieron "cincelar" su camino hacia la psiquis masculina. De haber conocido los ingredientes, ¿hubiese Beckham, “la epítome del hombre bien aseado”,  aceptado promocionar estos productos? La espuma Mach 3 contiene irritantes cutáneos, como la triethanolamina, ácido palmítico, gliceril oleato, tres potenciales cancerígenos (plytetrafluoroethylene (teflón), BHT, CI 42090) y tres toxinas o contaminantes del sistema nervioso (isopentano, parfum, e isobutano).

Clairol Nice ‘N Easy
Slogan: "Color natural con cobertura total de canas"
Cuidado: Toda tintura vendida en la UE que contenga phenylenediamines, resorcinol y/o 1-naphtol debe tener advertir que “puede causar reacción alérgica. No usar para teñir pestañas o cejas”. Otros ingredientes en tinturas, —incluyendo tinturas de carbón— , 4 cloro-m-phenylenediamina, 2,4- diaminotolueno, 2-niitro-p-phenylenediamina y 4-amino-2-nitrofenol – contienen cancerígenos comprobados en al menos una especie animal. En humanos, el uso intensivo permanente de tinturas es asociado con cáncer de mama, de ovario y de vejiga, linfoma No-Hodgkin, mieloma múltiple, y artritis reumatoide.

Nivea Body
Slogan: "Sentí el cuidado"
Cuidado:
Además de ácidos fáticos semisintéticos y ceras, Nivea Body contiene alcohol desnaturalizado y glicerina, lo cual puede resecar la piel con uso repetido. Tambien contiene varios preservativos estrogénicos  (methylparaben, butylparaben, ethylparaben, isobutylparaben, propylparaben), alergénicos de contacto (phenoxy-ethanol, linalool, citronellol, hydroxyisohexyl 3-cyclohexene carcoxaldehyde) y potenciales cancerígenos (limonene). Formadores de películas como el dimethicone mantienen a los ingredientes indeseables cerca de la piel por más tiempo. Cerca de un tercio de los ingredientes listados son fragancias que son conocidos irritantes cutáneos; químicos que, con exposición repetida, pueden provocar reacciones alérgicas.

Jonhnson’s Baby Soft Wash
Slogan: “Porque tu bebé es lo más importante...”
Cuidado: La piel de los chicos es mucho más delgada y absorbente que la de los adultos, por eso es menos efectiva como barrera contra toxinas químicas. La tasa de eczemas y alergias en infantes está en suba y la introducción de perfumería en pieles sensitivas puede ser un factor. Si el jabón funciona, ¿por qué exponer a tus chicos a irritantes cutáneos y oculares como el laurato de sorbitan , cocamidopropyl betaine y acrylates/C10-30 alkyl acrylate crosspolymer, o PEG-150 distereate, PEG-80, PEG-14M y sulfato de sodio laureado que puede estar contaminado con cancerígenos dioxan 1,4 y etileno óxido, o disruptores hormonales como parabenes?  Además, no hay nada aquí que humecte la piel naturalmente – solo los polímetros sintéticos (sustancias plásticas) como el polyquaternium-7 y polypropylene terephthalate que la barnizan, dando la impresión de suavidad.

ugh...

¿Pensas que esto es malo? Considerá toda la basura no testeada que debe caer en el resto de la inmensa e inescrupulosa industria cosmética...

Para concluir, quiero parafrasear al gran Paul Hawken:  debido a la lenta maduración del ser humano, no hemos tenido el tiempo suficiente desde la (relativamente reciente) introducción de estos químicos en nuestras vidas para comprender sus consecuencias multigeneracionales. ¿Cuántas más toxinas puede el cuerpo humano tolerar antes de que nuestra genética, comportamiento, enfermedades y mortalidad sean irreversiblemente afectadas? Leer más de esta entrada......

Cálculo económico. Respuesta a Victor L. III

Continúo con el debate con Víctor.1

Sobre el asunto de las jerarquías de producción, ya Robin Cox aclaró2 que él se refiere a categorías amplias de bienes, como bienes de alimentación básica, salud, vivienda, etc. No de una jerarquía detallada de miles de bienes, ya que esto sería más una carga que una ayuda en el proceso de decisiones.

En este sentido reconozco que me extravié al "no ver el bosque por los árboles" sugiriendo encuestas para bienes específicos. Hay que balancear los costos en comparación con los beneficios que se pueden obtener de un enfoque más detallado en la planificación de las prioridades sociales.

Pero el que no se pueda en todo caso formular una jerarquía detallada de prioridades altamente consensuada no implica que la economía socialista no se desempeñe en forma aceptable en base a categorías más amplias.

El sistema de precios que propone el ACE tampoco es la solución para establecer esa jerarquía de prioridades. Ya hemos señalado la influencia perversa de la desigual distribución del poder adquisitivo, que produce que las necesidades de un sector de la población sean sistemáticamente subvaloradas.

Ante ese señalamiento, se nos dice que el sistema de precios no es perfecto, pero funciona en forma aceptable. Sin embargo, no se hace la misma concesión al comunismo propuesto.

No tiene sentido insistir que los precios reflejan las preferencias de las personas, al estar los ingresos de tal manera sesgados. Sin embargo, sí tiene sentido esperar que el comunismo tome más en cuenta las necesidades más urgentes, esas que el sistema de mercado ignora sistemáticamente.

Además, el enfoque que le das al asunto de los cuellos de botella es bastante estático, ya que solo te fijas en la escasez temporal, y asumes que los precios de mercado reflejan en forma automática esa escasez. Esto implica una creencia en el equilibrio general de mercado, a pesar de tu falsa alabanza a la noción de desequilibrio.

Un enfoque más dinámico sugiere que el comunismo puede eventualmente resolver el problema de los cuellos de botella, ya sea aumentando la producción, cambiando la combinación técnica de insumos y buscando sustitutos.

Como señalaba anteriormente,3 gran parte de la escasez actual es de tipo artificial, al basarse en el lucro. El comunismo liberaría una gran cantidad de recursos que lograrían satisfacer todas las necesidades básicas del ser humano en forma aceptable.

Los pobres en el sistema de mercado no tienen ni siquiera asegurado su sustento ¿Cómo resolvería el libre mercado la pobreza?

Aquí afirmas que "los salarios bajos son una señal a los empresarios de que la mano de obra está siendo utilizada de forma subóptima, es decir, muy por debajo de su productividad marginal –o de su potencial productividad marginal en un sistema más intensivo en capital- y que, por tanto, es rentable demandar trabajo de esos países hasta que los salarios se igualen con la productividad marginal, descontando el interés y los costos de transporte hasta el mercado de los productos."

Pero aun concediendo que la teoría de la productividad marginal fuera correcta, los salarios bajos no indican que éstos sean inferiores a la productividad marginal. El capitalista toma como dada la tasa de salario real determinada por el mercado, y alquila trabajadores hasta que el ingreso marginal del trabajo se iguala al salario.

La situación se complica cuando hay monopolios y monopsonios, en este caso no se pagará el salario según la productividad marginal del mítico último trabajador.

Pero la teoría de la productividad marginal toma el trabajo como si fuera homogéneo; una vez que eliminas ese supuesto no puedes calcular el ingreso marginal. Toma por ejemplo el caso de los zapatos: No puedes vender un tercio de zapato en el mercado; pero esta teoría implica ir agregando trabajadores, e ir observando cuánto es el incremento del producto marginal respectivo. Esto es algo que no tiene sentido en la práctica.

Sobre el asunto de las valuaciones mutuas, Langlois ha tratado de justificar tu ejemplo diciendo que el sistema monetario implica una forma generalizada de trueque. Sin embargo, queda sin probar el aserto de que los ingresos reflejan las valuaciones mutuas. En una economía compleja, las interralaciones dinámicas del sistema producen muchas externalidades, de ahí que sea cuanto menos dudosa la idea de que los ingresos están basados en valuaciones mutuas. El resultado de un cambio en un mercado tiene efectos en otros mercados, los cambios de precios en los insumos tienen un efecto en los productos. Los cambios de precio en los productos cambian a su vez los ingresos. El cambio en los ingresos cambia a su vez los precios, etc.

A nivel global puedes ver que no es cierto que el ingreso está determinado por la productividad marginal.4 A nivel de una firma individual tampoco tiene sentido.

Si lo que afirmas es que todos los resultados en un sistema de libre mercado tienen su causa subyacente en las valoraciones subjetivas, esta es una afirmación trivial que no disputaré. Aunque claro, se sabe que en la práctica existe la intervención estatal.

La principal contradicción del capitalismo y del sistema de mercado es la producción altamente socializada en contraste con la apropiación individual de la riqueza. El comunismo se propone abolir esta contradicción, socializando también el acceso a la riqueza.

En la práctica del capitalismo actual se observa la existencia de la pobreza y del desempleo involuntario, a pesar de lo que diga la teoría económica. ¿A qué se debe esto?

Tú afirmas que en la actualidad no existe un mercado verdaderamente libre, y que al liberar el mercado se tendrá "... un efecto radicalmente igualador, aunque siga manteniéndose a una distancia considerable del comunismo. Las riquezas de muchos individuos, basadas en las patentes, los aranceles, las barreras de entrada o la subvención del transporte de sus productos por el Estado se disolvería como una pastilla efervescente en un vaso de agua, y el consecuente menor tamaño de las empresas sería un freno a las grandes disparidades de riqueza. Además, un movimiento cooperativo sólido, con todas las facilidades de una economía libre, podría igualar muchísimo más el sistema..."

Pero aunque el capitalismo actual se haya fundado en una masiva intervención estatal, como reconoces, las ventajas así obtenidas por las corporaciones tienen un efecto permanente: economías de escala, economías de alcance, facilidades de financiamiento, trato especial por parte de proveedores, etc. lo que resultaría en efectivas barreras naturales que dificultarían la competencia por parte de las pequeñas cooperativas.

Pero, suponiendo que sea realista la expectativa reducir las ganancias de los capitalistas por medio de la eliminación de trabas estatales, los capitalistas no tomarían con agrado esta perspectiva, por lo que presionarían para preservar sus ganancias. En último caso, la fuga de capitales resultante puede ser suficiente para provocar una recesión, disciplinando así a la clase trabajadora para que se doblegue ante sus demandas.

Aplicando el libre mercado a un caso específico, dices: "Pero no solo eso; en la mayoría de los casos ni siquiera sería necesario el capital extranjero para desarrollar la economía del país. Estoy seguro de que en tu país, Honduras, existe una clase campesina numerosa y desposeída a la que bastaría hacer propietaria de las tierras que trabaja y darle acceso a los protegidísimos mercados europeos para hacerla prosperar. La liberación del comercio, tanto a nivel interno como externo, se traduciría en una prosperidad inmensa."

Pero los intentos de implantar una reforma agraria han provocado una reacción bastante violenta por parte de los terratenientes, hasta que por la influencia de éstos las reformas se paralizaron. ¿Bastará con explicarles a estos terratenientes la teoría de la justicia mutualista sobre la propiedad de la tierra? No lo creo. El aceptar sacrificar su concepto de propiedad implicaría acercarse a una actitud de tipo comunista. En cualquier caso, no es suficiente que las reformas se hagan en un solo país, ya que otros países ejercerán presiones en contra.

Pero aun ignorando estos problemas, tu propuesta mutualista padece de inconsistencias. Yo señalaba antes que "La asignación de la tierra es un problema para el sistema de precios, ya que en él prevalecen situaciones monopólicas que le permiten a las personas obtener ingresos solo por dar permisos de usufructo, y no en base a la “capacidad productiva” de cada individuo. Esto afecta a su vez a la demanda efectiva y la intensidad de la demanda para cada bien." A lo que respondes "Aquí atacas un hombre de paja, porque el mutualismo no defiende esa clase de propiedad sobre la tierra."

Sin embargo, el pujar en forma competitiva por la tierra implica dejar de lado el mutualismo. No se le paga al terrateniente por las mejoras sobre el terreno, sino en base al ingreso esperado. El que está dispuesto a pagar más por la tierra es el que se queda con ella. Supuestamente esto aseguraría una asignación eficiente de la tierra que aseguraría que ésta se destinara a los usos más productivos. Pero el mutualismo no puede recurrir a este sistema, por lo que presumiblemente habrán problemas de cálculo económico en lo que respecta al uso de la tierra.

Continuando sobre el tema de la tierra dices: Quería agregar en este punto que la tierra no es un bien homogéneo que pueda asignarse, ni siquiera estableciendo una jerarquía de prioridades a través de encuestas a los consumidores. Existen infinidad de variedades de tierra, cada una de ellas preparada solo para un determinado número de actividades, atendiendo tanto a su fertilidad, como a su cercanía de los núcleos urbanos en los que se encuentran la mayoría de los consumidores, etc. En esta cuestión el mercado es, nuevamente, superior. Afirmación que resulta incomprensible, ya que todo eso que dices implica un cálculo en especie que se puede hacer perfectamente en el comunismo. Si solo te atienes a los precios de mercado, perderás información importante. Y más tomando en cuenta de que el asunto de la distribución desigual de ingresos se manifiesta en forma más cruda en el tema de la tierra y la vivienda.

Los grandes proyectos de infraestructura y de inversión de medios de producción requiere planificar en especie por anticipado todos los materiales a ser utilizados y la logística necesaria para el transporte. Ese mismo cálculo en especie se puede aplicar en el comunismo. Las necesidades de los proyectos de inversión se tomarán en cuenta al calcular la disponibilidad relativa de los insumos, priorizándolos a lo largo de una escala general de jerarquías, y consensuados a nivel de la federación correspondiente. Para manejar la inversión a nivel global se puede recurrir a matrices de insumo-producto con diferentes niveles de agregación, de manera que se tome en cuenta la información dispersa existente a cada nivel.

Para la toma de decisiones a nivel local, servirán de guía las escalas de jerarquías consensuadas y la información de escasez relativa de los insumos, que incluye las órdenes sobre los proyectos de inversión, a manera de preveer las necesidades futuras. De manera que la mayoría de las decisiones se harán a nivel local, con información y orientación globales, por lo que no se desaprovecharán las ventajas de la descentralización.

Dices: "Tu objeción del sistema de mercado porque oculta información la encuentro un poco injusta. Tú partes del hecho de que los individuos se esforzarán a todos los niveles bajo el comunismo como si tuvieran algún beneficio personal en hacerlo, simplemente porque se entregarán a la comunidad. ¿Por qué no podría suceder lo mismo en una economía libre? Libre, además, de patentes y otras barreras a la circulación de la información y la tecnología."

Sin pretender ahondar en las motivaciones de las personas en el comunismo - lo que requiere un enfoque más antropológico y menos economicista - es claro que la ética comunista no se puede aplicar en forma amplia en un sistema de mercado. Un capitalista bien intencionado, por ejemplo, quisiera pagarle un mejor sueldo a los trabajadores, pero las presiones competitivas le obligan a pagar salarios bajos, para no hacer fracasar el negocio. Quisiera ofrecer productos más baratos que estén accesibles a todos, pero eso no resulta sostenible a largo plazo, etc.

El problema de las externalidades no se limita a unos pocos casos, ni se resuelve con unas pocas medidas. Siempre existe la tendencia en el mercado a externalizar costos y saltarse o manipular las regulaciones. No has dado una respuesta satisfactoria en este sentido.

Te recuerdo la cita de Cox:

Pero echemos un vistazo a esta hipótesis utópica tuya de que los derechos de propiedad definidos en forma apropiada son la respuesta. En primer lugar, ¿qué tan lejos estás dispuesto a aceptar las implicaciones de esta línea de razonamiento? ¿Vas a privatizar la atmósfera y los océanos? ¿Vas a poner peaje en el pavimento? Ahora estás hablando de burocracia estatista - tu sistema de libre empresa generará una burocracia estatista - sí, una burocracia ESTATISTA, por que al final requerirás un estado para imponer tus derechos de propiedad propiamente definidos - que incluso hará parecer pequeños a aquellos que existían en los imperios de capitalismo de estado de la China Roja y la Unión Soviética combinados. En segundo lugar, ¿qué es lo que va a impedir que algún particular compre una masiva extensión de tierra para tirar allí sus contaminantes? En tercer lugar, ¿qué hacer con los que depositan contaminantes en la propiedad de otras personas sin ser vistos ni detectados? Tú afirmas que si yo tiro mi basura en tu patio habrá una rápida resolución sobre el asunto. Pero es posible que no puedas demostrar que es mío, y yo aun tendré un incentivo económico para tirar ilegalmente ese contaminante en tu tierra sin que tú te des cuenta. No digas que esto no pasa. Sucede todo el tiempo incluso con derechos de propiedad claramente definidos. Podría continuar indefinidamente con este tipo de ejemplos...5



----------

[1] Ver Cálculo Económico Comunista III
[2] Ver Robin Cox sobre jerarquías de producción
[3] Ver Cálculo Económico. Respuesta a Langlois. II
[4] Ver demostración matemática en La guerra santa por el capital
[5] Citado en Cálculo Económico. Respuesta a Victor L.II
Leer más de esta entrada......