Busca en este blog:
Búsqueda personalizada

miércoles, 12 de marzo de 2008

El Santo Grial del Equilibrio General

La Teoría del Equilibrio General ha sido el santo grial de la teoría económica neoclásica. Con ella se ha buscado confirmar el dogma de la mano invisible: que los individuos, guiados por intereses puramente egoístas, logran inadvertidamente crear el mayor bienestar social posible, cuando se les deja actuar a sus anchas.

Para ello se requiere que todos los mercados converjan en un equilibrio simultáneo en competencia perfecta.

Sin embargo, para llegar a este resultado es necesario adoptar supuestos sumamente restrictivos, o mejor dicho: irreales.

Y aún con esos supuestos irreales no hay garantía de que obtengamos un equilibrio estable.

La situación empeora cuando tomamos en cuenta las críticas de los posts anteriores.

De manera que la fe en la mano invisible queda despojada de su sustento teórico matemático.

Esto implica que la política económica debe delinearse en forma pragmática, sopesando los diferentes resultados posibles de diferentes medidas económicas, aunque sea en forma tentativa, sin pensar que el mercado tendrá en cada caso comportamientos auto-correctivos.

En la política económica muchas veces se asume que el sistema económico se comporta en forma eficiente en términos generales, salvo en ciertas "fallas de mercado" que deben ser gestionadas por el Estado. Tal concepción debe ser abandonada.

Esto implica también que las "utopías de mercado" como el libertarianismo, anarco-capitalismo y mutualismo deben ser abandonadas por carecer de sustento teórico. Leer más de esta entrada......

sábado, 1 de marzo de 2008

El Mito del Monopolio Ineficiente

Según la teoría económica neoclásica, el monopolio es ineficiente con respecto a la competencia perfecta, ya que el monopolio produce una menor cantidad a un mayor precio; esto produce una pérdida de bienestar social a la que se le llama "peso muerto".

Pero esta conclusión no se basa en estudios empíricos, sino en una construcción teórica basada en supuestos irreales y contradicciones lógicas, como ya mencionaba en un post anterior.

En particular mencioné el error de considerar que las curvas de demanda individuales sean horizontales, ya que no hay manera que su sumatoria produzca una curva de demanda agregada de mercado inclinada.

Si corregimos ese error, y asumimos que la curva de costo marginal agregada es idéntica a la curva de costo marginal individual, el precio y la cantidad producida por una industria de competencia perfecta es igual al precio y la cantidad producida por un monopolio de tamaño equivalente.

De manera que según esta teoría económica corregida, no hay diferencia entre el bienestar producido por el monopolio ó el producido por la competencia perfecta; el precio sería mayor que el costo marginal en ambos casos.

Pero no hay necesidad de suponer que las curvas de costo marginal individual y agregado son idénticas. Si desechamos este supuesto, la única manera en que las curvas de costo marginal sean iguales es si ambas son horizontales, pero en ese caso el modelo de competencia perfecta colapsa.

La crítica neoclásica de los monopolios carece entonces de fundamento teórico.

Sin embargo, fuera de la teoría neoclásica, es posible hacer una crítica de los monopolios por sus prácticas abusivas o por concentrar el poder económico en pocas manos.

Si tomamos en cuenta los rendimientos de escala, un monopolio puede ser más eficiente que una industria competitiva. Esto sugiere un enfoque pragmático en la política anti-monopolios. Puede ser más conveniente mantener monopolios estatales en áreas como las telecomunicaciones.


Post relacionado

Las ventajas del monopolio y la planificación centralizada


Referencias

Leer más de esta entrada......