Ir al contenido principal

Se busca novia

Ahora que están de moda los "cintillos" en muchos programas de televisión -esas franjas negras en la parte inferior de nuestras pantallas con textos en movimiento que se mandan por celulares- hay quienes aprovechan para mandar mensajes de cariño a sus parejas. Otros buscan novios o novias y dejan sus números de teléfono. Heterosexuales y homosexuales "activos" y "pasivos". Hay quienes disimulan y dicen "buscar amigos o amigas", y hay quienes piden directamente sexo.

He visto estos cintillos hasta en noticieros. Son una plaga. Las dulzonas muestras de cariño pueden hacerse en privado y en forma directa, preferiblemente en persona. Aunque hay quienes no tienen el valor suficiente para hacerlo. Y en cuanto los que buscan novio o novia por estos medios, resultan patéticos. La mejor forma de conseguir un compañero o compañera romántica es conociendo gente en el mundo real, no en los chats o cintillos. Pero de nuevo, hay quienes no tienen el valor para hacerlo. Para las mujeres es más fácil, solo tienen que ser bellas y vestir bonito y al instante aparecerán zopilotes revoloteando. Para los varones es un poco más difícil, necesitan mostrar más iniciativa. Pero hay hombres que ni siquiera tienen el valor de abordar mujeres que no conocen, tienen que esperar que alguien de su círculo social se las presente.

Parece que estamos criando una generación de hombres tímidos.

Esto es una consecuencia directa del individualismo capitalista. La competencia en diferentes niveles: académico, empresarial, de estatus, etc. produce hostilidad y nos divide. Las instituciones académicas desde la escuela hasta la universidad están más interesadas en proveer empleados dóciles para ser utilizados por el capital que en proveer una formación humanística. No se nos enseña a relacionarnos los unos con los otros, no se busca desarrollar nuestras habilidades sociales.

Al capital le conviene mantenernos divididos. La prueba está en que las asociaciones de empresarios (burgueses) no se pronuncian sobre el tema de la educación deshumanizante. Aunque en cierta manera les perjudica tener una mano de obra socialmente inepta, prefieren tomar precauciones contra la lucha de clases: no quieren enfrentarse con unos trabajadores unidos.

Comentarios

f.1 ha dicho que…
Qué buen post, si no te molesta lo repito (con tu autoría claro) en mi blog. Qué te parece ¿?
Ardegas ha dicho que…
Me parece muy bien. Hazlo.
David Morán ha dicho que…
Ardegas,:
Dices:
“La competencia en diferentes niveles: académico, empresarial, de estatus, etc. produce hostilidad y nos divide. Las instituciones académicas desde la escuela hasta la universidad están más interesadas en proveer empleados dóciles para ser utilizados por el capital que en proveer una formación humanística. No se nos enseña a relacionarnos los unos con los otros, no se busca desarrollar nuestras habilidades sociales.”

Formación humanística existe en muchas instituciones académicas, pero no es responsabilidad absoluta de las mismas, sino que también es deber y derecho de los padres decidir qué y como formar al hijo. El desarrollo de un niño dentro su familia determina en gran medida su capacidad y confianza para relacionarse con otros y forjar nuevas alianzas.

Una de las competencias laborales que más buscan los empresarios en un empleado es su habilidad para crear buenas relaciones interpersonales, tanto dentro como fuera de la empresa. Cosa que exige, sin lugar a dudas, mejorar las destrezas sociales, no creo que pretendan minimizarlas. Lo que desean es inhibir la iniciativa sindical, anularla, iniciativa que casi siempre recae en los menos competitivos.

Es verdad que algunos empresarios intentan debilitar todo ímpetu obrero, eso lo vemos en la reducción del número de sindicatos. Pero claro, hay que ver lo que hacen los líderes sindicales en este país para convencerse de que no se diferencian en mucho de sus avorazados patronos. No juegan papeles patrióticos, ni igualitarios, sólo velan por sus intereses como colectivo, aunque para eso tengan que perjudicar al resto de sus semejantes (pueblo) con tantas huelgas y paros. Como ves, la colectividad también hace sus daños.

No creo tampoco que exista la supuesta docilidad del empleado-por mucho que quieran inculcarla en algunos lugares-, lo que sucede es que éste se ve obligado a aceptar condiciones laborales poco favorables debido a la falta de oportunidades de empleo. Ahora bien, sin lugar a dudas una sociedad altamente competitiva tiende a crear una sobrevalorización del trabajo. El humano común puede, por un lado, someter su destino a un patrono en particular o, en otro contexto, ser peón de un estado poco benevolente y casi siempre injusto. En cualquier caso, el hombre es un instrumento, no es el fin. Hay mucho por hacer.

Saludos.
Ardegas ha dicho que…
Los hijos no son propiedad de los padres. Por lo que tiene sentido que el Estado defina una política educativa que maximice el bienestar humano. Pero no lo hace ni tiene interés en hacerlo.

La familia tiene su contexto social, por eso no es el factor explicativo de la conducta de un niño y su desarrollo.

No dije que los empleadores no busquen personas con habilidades sociales, pero les interesa más tener empleados manejables. Y el proceso de escolarización cumple ese objetivo.

Los sindicatos han fallado en su misión revolucionaria. La lucha de clases no se reduce a la lucha sindical, sino que incluye la creación de redes sociales alternativas.

Los trabajadores también buscan maximizar su utilidad: ganar más y trabajar menos; al igual que los burgueses que buscan tener un mayor retorno de su inversión. Pero existe una doble moral burguesa que insiste que los trabajadores son los que deben sacrificarse. No se concluye por eso que un sistema económico basado en el egoísmo y la competencia haya fracasado.

Las huelgas y paros son una manera legítima de hacer reclamos económicos, no perjudican al resto de la sociedad, sino al contrario, la ayudan. Los efectos de la concentración de poder económico son por el contrario nefastos y pueden provocar crisis sistémicas.

Tampoco creo que haya que escoger necesariamente entre neoliberalismo y estatismo. También está la alternativa de la autogestión y colaboración entre grupos y movimientos sociales.
David Morán ha dicho que…
“La familia tiene su contexto social, por eso no es el factor explicativo de la conducta de un niño y su desarrollo.”

Considero que lo es, de otro modo no podríamos explicar las diferencias individuales entre los seres humanos, ni de grupos específicos, ni determinar por qué tal o cual individuo tiende a actuar de determinada forma mientras otros lo hacen de otra muy distinta, y todo siempre dentro de una misma sociedad, con valores, costumbres y principios muy parecidos, pero no iguales. Por tanto, la familia donde crece el niño influirá, en primera instancia, en el desarrollo de su personalidad, de pensar y, desde luego, en su conducta; porque ésta depende del estilo de crianza, y cuando me refiero a estilo de crianza, no es precisamente al contenido cultural inculcado, sino a la forma de inculcarlo. A parte de lo genético, claro.

“Las huelgas y paros son una manera legítima de hacer reclamos económicos, no perjudican al resto de la sociedad, sino al contrario, la ayudan.”

Eso es lo que supuestamente se espera Ardegas, pero vamos a nuestra cruda realidad. Las huelgas y los paros son instrumentos de presión, el estilo de presión que emplean algunos gremios en este país consiste en sacrificar los derechos del resto de la ciudadanía para que el estado les cumpla los propios. Algunos empleados públicos presionan y presiona hasta conseguir lo que quiere, no importando a quien se lleven de encuentro, o quien tenga que morir. Esto, al final, les da muy mala imagen ante el resto de la ciudadanía que paga, con sus impuestos, los salarios de estas personas, mientras los gobiernos aprovechan esto para quedar como “héroes y defensores” de los intereses de las mayorías, según ellos. Espero que encuentren otras tácticas dentro del derecho legítimo que poseen para reclamar lo suyo.

Desde luego que existen alternativas a parte del Neoliberalismo y la estatista, por eso leo blogs ilustrativos como el tuyo y otros que te llevan contraria, para obtener mayor conocimiento, ir analizando los diferentes puntos de vista y así, al menos, comprender este mundo.

Saludos.
Germinal Valiente ha dicho que…
Ardegas hace referencia a la educación que da el Estado a los ciudadanos (supongo que en la escuela y a través de los medios, que no se te olvide ardegas), y creo que esto es mas importante que la familia ya que hoy el Estado y las empresas de todo tipo (aliadas a dicho Estado) puede modelar la cultura en la que estas familias se ven inmersas gracias a la propaganda y la "deseducacion" y asi crear individuos mas o menos a su antojo. Claro q el sistema no puede ser perfecto, y antes lo era menos, por lo que existen y existieron contradicciónes internas personificadas en personajes como Noam Chomsky o Bartolomeo Vanzetti.

Entradas populares de este blog

Las ventajas del monopolio y la planificación centralizada

En la teoría neoclásica se afirma que el monopolio es ineficiente en comparación con la competencia perfecta, pero no por que se utilicen en forma menos racional los recursos, sino por que el monopolista tiene la capacidad de imponer un mayor precio que el que sería el caso si existiera competencia perfecta.

Se asume que el monopolio tiene la misma estructura de costos que la industria de competencia perfecta, pero no hay razón para suponer tal cosa; antes bien al contrario, cabe esperar que los costos del monopolio sean menores, debido a la existencia de economías de escala y economías de alcance. La competencia tiene la desventaja de una duplicación redundante de esfuerzos, además de las desventajas de la descoordinación: es de esperar que un sistema económico coordinado sea más eficiente que un sistema descoordinado.

La teoría económica convencional comete la falacia de composición: se cree que la eficiencia de cada firma produce eficiencia económica a nivel agregado. Pero tal no tie…

Crítica al modelo de Competencia Perfecta

No cabe duda de que la competencia perfecta es el modelo fundamental de la teoría neoclásica.

Como se estudia en cursos introductorios de Economía, su crudeza no puede pasar desapercibida: sus supuestos no son realistas.

Se supone un gran número de pequeñas firmas, ninguna de las cuales tiene influencia sobre el precio de mercado, pero que juntas determinan una curva de demanda agregada inclinada hacia atrás, una curva suave sin discontinuidades abruptas.

La información es perfecta. Los demandantes y oferentes poseen toda la información relevante de las curvas de demanda y oferta.

No existe incertidumbre en el tiempo. Las decisiones que tomarán los consumidores y productores son perfectamente previsibles.

El producto que se ofrece es homogéneo; esto es, percibido como equivalente para todos los consumidores.

Por lo tanto no puede haber publicidad, por que la información perfecta y la homogeneidad del bien la hacen innecesaria.

Hay libre entrada y salida de firmas en el mercado. No existen c…

El Mito del Monopolio Ineficiente

Según la teoría económica neoclásica, el monopolio es ineficiente con respecto a la competencia perfecta, ya que el monopolio produce una menor cantidad a un mayor precio; esto produce una pérdida de bienestar social a la que se le llama "peso muerto".

Pero esta conclusión no se basa en estudios empíricos, sino en una construcción teórica basada en supuestos irreales y contradicciones lógicas, como ya mencionaba en un post anterior.

En particular mencioné el error de considerar que las curvas de demanda individuales sean horizontales, ya que no hay manera que su sumatoria produzca una curva de demanda agregada de mercado inclinada.

Si corregimos ese error, y asumimos que la curva de costo marginal agregada es idéntica a la curva de costo marginal individual, el precio y la cantidad producida por una industria de competencia perfecta es igual al precio y la cantidad producida por un monopolio de tamaño equivalente.

De manera que según esta teoría económica corregida, no hay difer…