Busca en este blog:
Búsqueda personalizada

lunes, 1 de septiembre de 2008

La curva de oferta según Sraffa

Resumen del capítulo 3 del libro Debunking Economics de Steve Keen. El capítulo se titula "El precio de todo y el valor de nada" y se centra en la crítica de Piero Sraffa a la teoría neoclásica de la producción. Se argumenta que en general no se darán rendimientos marginales decrecientes. La curva de oferta por lo tanto no es inclinada hacia adelante, sino más bien horizontal. Un importante corolario es el colapso de la teoría de la distribución del ingreso en base a la productividad marginal.


La teoría económica asegura que la curva de oferta se inclina hacia adelante debido a que la productividad disminuye mientras la producción aumenta.

La productividad decreciente implica costos marginales crecientes. La curva de costos marginales de la firma es su curva de oferta, ya que la intersección entre el ingreso marginal y el costo marginal indica el precio y la cantidad que se producirá. El agregado de curvas de oferta de cada firma produce la curva de oferta de mercado.

La crítica de Sraffa

Sraffa argumenta que la "ley de rendimientos marginales decrecientes" no se aplica en general a una economía industrial. En vez de eso, la situación más común será la de rendimientos marginales constantes, lo que implica curvas horizontales de costos marginales.

Si la curva de ingreso marginal está sobre la curva de costo marginal, esto significa que, una vez que se han cubierto los costos fijos, se obtendrá una ganancia por cada unidad vendida. Entre más unidades se venda, más ganancia se tendrá.

De manera que la teoría económica no puede explicar cómo es que las firmas deciden cuánta cantidad producir. De hecho, de acuerdo con la teoría económica, cada firma querrá producir una cantidad infinita.

El argumento de Sraffa se enfocó en el supuesto económico de que hay "factores de producción" que están fijos en el corto plazo, y de que la oferta y la demanda son independientes una de la otra. El arguyó que estos supuestos no pueden ser satisfechos simultáneamente.

En circunstancias en las que es válido decir que algún factor de la producción está fijo en el corto plazo, la oferta y la demanda no serán independientes, de manera que cada punto en la curva de oferta estará asociado con una curva de demanda distinta.

Por otra parte, en las circunstancias en que la oferta y la demanda puedan justificablemente ser tratadas como independientes, entonces en general será imposible que cualquier factor de la producción sea fijo.

La fecha amplia de Sraffa

Si tomamos la más amplia definición posible de una industria - digamos de la de la agricultura- entonces es válido tratar a los factores que usa fuertemente -como la tierra- como fijos. Y como solo se puede obtener tierra adicional convirtiéndola de unos usos a otros (como la manofactura o el turismo) es claramente difícil incrementar el factor en el corto plazo.

Sin embargo, el incremento de la producción agrícola cambia los precios relativos de la tierra y el trabajo. Habrá por lo tanto una curva diferente de demanda por cada posición a lo largo de la curva de oferta de la agricultura.

La flecha angosta de Sraffa

En una definición más realista y estrecha de industria, el supuesto de que la oferta y la demanda son independientes es ahora razonable, mientras que el supuesto de que un factor es fijo no lo es.

Mientras que los economistas asumen que la producción ocurre en un período de tiempo durante el cual es imposible variar un factor de la producción, Sraffa argumenta que en el mundo real, las firmas y las industrias serán capaces de variar todos los factores de la producción fácilmente, esto se debe a que los insumos pueden tomarse de otras industrias, o de existencias de recursos sub-utilizados. Por ejemplo, si hay un incremento de la demanda de trigo, entonces, en vez de cultivar una parcela de tierra más intensamente, los agricultores convertirán tierra de otro cultivo, por ejemplo centeno, al cultivo de trigo. O convertirán parte de su propia tierra, que no esté siendo cultivada, al cultivo de trigo.

Gerentes irracionales

Según la teoría económica, una firma primero experimenta productividad marginal creciente, luego productividad marginal decreciente, y finalmente productividad marginal negativa.

Las críticas anteriores de Sraffa se basaban en estos supuestos. Sin embargo Sraffa también niega estos últimos. En vez de eso asegura que la firma producirá a su máxima productividad hasta el punto en que comiencen a darse rendimientos marginales decrecientes.

Para dar un ejemplo numérico, consideremos el cultivo de trigo de 100 hectáreas, donde un trabajador por hectárea produce 1 bushel por hectárea, 2 trabajadores por hectárea producen producen 3 bushels, 3 por hectárea producen 6 bushels, 4 por hectárea producen 10 bushels, y 5 por hectárea producen 12 bushels.

Según los economistas, si un agricultor tiene 100 trabajadores, él distribuirá uno por cada hectárea para producir 100 bushels de trigo. Pero de acuerdo con Sraffa, el agricultor dejará 75 hectáreas ociosas y trabajará 25 hectáreas con 100 trabajadores para producir 250 bushels. El agricultor que se comporta como predice Sraffa está 150 bushels adelante del que se comporta como los economistas esperan.

El agricultor seguirá la misma estrategia de dejar hectáreas ociosas hasta que se den los rendimientos marginales decrecientes.

Una teoría que ignora el tiempo

Con una sencilla fórmula matemática, se demuestra que según la regla económica de maximizar la ganancia igualando el ingreso marginal con el costo marginal, el cambio en la ganancia debido al cambio en la cantidad es de cero. Este absurdo se explica debido al carácter estático de la teoría, que no toma en cuenta al tiempo. Una vez que se toma en cuenta al tiempo se verá que es necesario que el ingreso marginal sea mayor al costo marginal, para maximizar la ganancia.

Forma de la curva de oferta

Según Sraffa, la mayoría de las industrias se comportará como la representa la teoría clásica, que vio a los precios determinados exclusivamente por los costos, mientras que la demanda fijaría la cantidad vendida.

¿Qué es lo que determina la cantidad producida por una firma?

La cantidad producida por una firma, en vez de estar determinada por una estructura de costos marginales crecientes, está limitada por los costos de mercadeo y financimiento.

Corolarios

Un importante corolario de este capítulo es el colapso de la teoría de distribución de los ingresos en base a la productividad marginal.

También en el área de los servicios públicos: Como los economistas creen que las industrias competitivas fijan el precio igual al costo marginal, ellos presionan a las empresas públicas para que ofrezcan sus servicios "al costo marginal". Como los costos marginales de producción son normalmente muy inferiores a los costos medios, está política resultará en pérdidas.


Vea el libro en Google Books.